Las calles de Rufino

Porqué las calles de nuestra ciudad llevan este nombre.

Rosa Boussy

Fue una luchadora por la educación, una incansable servidora para la gente humilde y amante de la niñez. Perteneció a la “Sociedad Protectora de los Pobres”, a la Sociedad de Socorros Mutuos y desarrolló tareas en el Hospital. Con su sueldo afrontaba los gastos de almacén y farmacia de algunas familias carenciadas. En forma permanente recorría el barrio General San Martín para acudir a la ayuda de los enfermos. Siempre estuvo dispuesta a trabajar en favor de las instituciones. Pretendía que la Escuela Nacional N°31, en la cual desde el año 1911 ejercía la docencia, fuese reconocida en la comunidad. Falleció en el año 1928. La Municipalidad de Rufino, le rindió homenaje colocando su nombre a una de las calles, en el año 1932.

Humberto Alfani

Fue parte del primer Concejo Deliberante y se desempeñó como Presidente de la Comisión de Fomento de nuestra ciudad en el año 1934. Se destacó por su empuje y su amor a la ciudad. La Municipalidad de Rufino lo homenajeó colocando su nombre a una calle de esta ciudad.

Benito Bianco

Fue un hombre de principios. Se destacó por su trabajo, su honestidad, su responsabilidad, su solidaridad, su transparencia y su honradez. Dedicó su vida al bien de su pueblo.Fue Presidente del Círculo Católico de Obreros y participó en la Comisión Directiva del Hogar de Ancianos. Fue colaborador del periódico “El Sembrador”. Integró la Comisión Directiva del Centro de Jubilados y Pensionados, la Comisión de los Clubes Defensores Rufinenses y Recreativo Cultural Unión del Norte.A pedido de sus vecinos la municipalidad decidió colocar su nombre a la calle donde estaba su domicilio en el año 1997.

Emilio Carballeira

Fue un gran médico y uno de los fundadores de la clínica Santa Fe, junto a los Doctores Basso y Martínez. Además fue Presidente de la Sociedad Rural. En su mandato consiguió que se denominara a Rufino como “Capital Nacional de la Ganadería”. En la Función Pública, desempeñó el cargo de Intendente por el partido Demócrata Progresista. Su administración se destacó por la creación de la red de gas, se pavimentó gran parte de la ciudad y se extendió el alumbrado público. También durante su mandato se redactó el reglamento del Honorable Concejo Deliberante. Perteneció a la Comisión que se formó con el fin de que la Ruta Nacional N°7 pasará por Rufino. Pasó por muchas instituciones realizando varias obras. Fue Presidente del Club San Martín, Presidente del Aeroclub, Presidente del Automoto Club, fundador y Presidente del Centro Médico y fundador del Carsor. Integró las listas de candidatos a Diputados Nacionales. Fue un hombre honesto, sencillo y de gran transcendencia para nuestra ciudad. Falleció en el año 1987, y en su primer aniversario, la Municipalidad de Rufino lo homenajeó poniendo su nombre a una de las calles donde tuvo su primer consultorio

Inés Salas Cobo

Inés Salas Cobo fue la persona que donó el terreno donde se construyó el hospital y la maternidad que actualmente llevan su nombre. Ese fue el motivo por el cual la calle principal de nuestra ciudad fue denominada con el nombre de Av. Cobo. La Señora Salas Cobo, vivía en la ciudad de Buenos Aires, pero viajaba en forma constante a sus establecimientos agropecuarios “El Tuyutí” y “Laguna del Monte”. Se destacó por su generosidad con toda la gente de Rufino. La calle lleva su nombre desde el año 1913.

Godofredo Daireaux

Hijo de un normando que había hecho fortuna con el café en Brasil, Geoffroy Francois Daireaux (París, 1849 – Buenos Aires, 1916) se establece en la Argentina en 1868, dedicándose a la actividad agropecuaria. Hacia 1883 posee ya tres estancias en Rauch, Olavarría y Bolivar. Compra terrenos e instala almacenes sobre la línea del ferrocarril al Pacífico y participa de la fundación de la ciudad de Rufino en la provincia de Santa Fe y Laboulaye y General Viamonte en la provincia de Córdoba. Por problemas de salud abandona su labor colonizadora y se dedica a la escritura y la docencia. De 1901 a 1903 es Inspector General de Enseñanza Secundaria y Normal. Enseña Francés en el Colegio Nacional. Trabaja en La Nación, colabora en Caras y Caretas, La Prensa, La Ilustración Sudamericana, La Capital de Rosario, y dirige el diario francés L’independant. En su hogar se reúnen artistas como Fader, Quirós, Sivon e Yrurtia. Escribe relatos de costumbres –comedias argentinas, cada mate un cuento, etc.- y tratados como La cría del ganado (1887), Almanaque para el campo y Trabajo agrícola. En París publicó Dans la Pampa (1912). Una escuela de artes y oficios en Rufino, calles en varias ciudades y un partido bonaerense recuerdan su nombre.

Domingo Ferrari

Fue Intendente de la ciudad de Rufino. Durante su gestión realizó obras como la Terminal de Omnibus, el Corralón Municipal, el Sistema Comunitario de Repetidoras de Televisión, la puesta en marcha del pavimento, la red de agua y cloacas. Trabajó mancomunadamente en la construcción del edificio del Colegio Nacional y Sección Comercial Anexa, de cual fue Presidente de la Cooperadora. Se desempeñó como primer Jefe Instructor de la Sociedad de Bomberos Voluntarios, ya que había realizado cursos de instrucción física en Alemania. También se instruyó en incendios forestales en Estados Unidos. El remo era su pasión. Con ese deporte compitió en Sudamérica, ganando una de las regatas más importantes. Colaboró en diferentes instituciones de nuestra comunidad, como la Cooperadora Policial y la Cooperadora de la Escuela Fiscal N°171. Se caracterizó por su firme vocación democrática, por su humildad y por su desinterés. En el año 1985, al cumplirse el octavo Aniversario de su fallecimiento, la Municipalidad le rindió homenaje y colocando su nombre a la calle que pasa por el frente del Colegio Nacional.

Bernabé Ferreyra

Se destacó por su labor deportiva. Fue ídolo indiscutido del fútbol argentino. Lo apodaron “La Fiera”, “Balazo”, y el “Mortero de Rufino”. El Club River Plate llenaba su estadio con la presencia de Bernabé. Desde el primer año de su actuación le dio el título de campeón y luego dos años consecutivos. Era el mimado del Club millonario. Antonio Martín le dedicó un libro donde cuenta sus anécdotas, comentarios de amigos y familiares. Refleja su carácter y los comienzos del futbolista en su pueblo, su tiempo en Junín y su consagración definitiva en Buenos Aires. Nunca se olvido de sus raíces. Después de cada partido que jugaba, volvía a Rufino. Cuando falleció se encontraba en su pueblo y fue enterrado en el cementerio local, donde River Plate le rindió un homenaje. En el año 1978, la municipalidad decide colocarle su nombre a la calle que pasa por el Club Jorge Newbery, donde comenzó su carrera.

Primitivo Galán

Se destacó en la actividad política, institucional y fue Funcionario Público. Participó en la fundación de la Sociedad de Bomberos Voluntarios y formó parte del Consejo de Administración de la Caja de Créditos de Rufino. Ocupó distintos cargos en la Sociedad Española de Socorros Mutuos, en la Comisión Directiva del Club Jorge Newbery, en la Comisión Directiva del Club Social y en la Cooperativa Eléctrica de Rufino. Su interés por la cultura hizo que se preocupara por instituciones como Biblioteca José Ingenieros, la Escuela de Música, el Coro Polifónico Municipal, la Escuela de Ajedrez, la Escuela de Teatro, la Comedia Municipal y el Museo y Archivo fotográfico. Desde los 16 años fue militante en la Unión Cívica Radical. Fue tres veces electo Concejal y murió siendo Presidente del Concejo Deliberante. En el año 1991, al cumplirse el tercer aniversario de su muerte, lo homenajearon colocando su nombre a una calle de la ciudad.

Juan Pablo García

Fue Intendente de la ciudad de Rufino en dos períodos en el año 1934 y desde el año 1947 hasta 1955. Se destacó por su honestidad y ejemplar administración. La Municipalidad de Rufino lo homenajeó colocándole su nombre a una calle de nuestra ciudad.

Fernando Garín

Su labor contribuyó al progreso de nuestra comunidad. Creó la Escuela Mixta Profesional de Arte y Oficios, instituciones de bien público y de servicios. Además realizó múltiples obras. Su vida era la docencia y la ejerció enseñando a leer y escribir a personas analfabetas. Fue maestro, director de escuelas, escribano, hablaba cinco idiomas –inglés, francés, alemán, italiano y latín-. Cuando falleció estaba estudiando diplomacia. En su homenaje, la Municipalidad de Rufino, colocó su nombre a una calle de la ciudad en el año 1984.

Umberto Lorenzetti

Se destacó por su labor deportiva. Su pasión por el deporte motor, lo llevo a ser acompañante de Angel Meunier. Cuando Meunier sufrió el accidente en su última carrera, estaba acompañado por Lorenzetti, quien también perdió la vida. El Automoto Club y sus vecinos solicitaron a la municipalidad que una de las calles de Rufino llevara su nombre. Así fue como en el año 1986 Lorenzetti tuvo su calle a continuación de la calle Meunier.

Juan Antonio Manzanares

En el año 1892 junto a su familia se establecieron en Rufino. Fue abogado y primer Juez de Paz de la ciudad. Estuvo muy relacionado con la Escuela Nacional N° 31. Fue Presidente de la Comisión de Fomento. Falleció en el año 1934, y la Municipalidad de Rufino en un acto de reconocimiento, le colocó su nombre a una calle.

Antonio Martín

Se destacó por su pasión literaria. Escribió libros como: “De la carreta al brillante”, donde refleja toda la historia de la ciudad de Rufino. “El gran Bernabé” donde cuenta la vida y trayectoria deportiva del ídolo futbolístico de Rufino. “Un archipiélago de ensueños y las copias de mis padres”. “Una ventana hacia la vida”. “La Herencia maldita”, que compitió por el premio planeta en Barcelona, España. “Remedios”, con el cual gana el concurso literario “Alfonsina Storni”.Fue empleado bancario, también gerente. Impulsó la biblioteca José Ingenieros, participó en la fundación de amigos del arte y de la cultura. Se desempeñó como Presidente del Club Jorge Newbery a que dedicó su vida. Fue Intendente y se interesó por dar lo mejor por su ciudad. La Municipalidad de Rufino homenajeó a este grande de la historia rufinense, colocando su nombre a una calle de la ciudad, al cumplirse el tercer aniversario de su muerte en el año 1990.

Angel Rosel Meunier

Fue un gran valor del automovilismo de nuestro país. su trayectoria fue brillante. Se destacó por su caballerosidad en las competencias, por eso lo llamaban “El caballero del camino”. Su oficio fue el de hojalatero, con el cual comenzó la construcción de bastidores Chevrolet, que luego registró con su firma. Meunier, fue el primer piloto que logró los 200 Km./h en el turismo Carretera. Esto ocurrió en la vuelta de Necochea con su Chevrolet. Posteriormente se dedicó a la preparación de su Dodge, con el cual un año después junto a Umberto Lorenzetti sufrió un accidente que les causó la muerte. Se caracterizó por su carácter alegre, su perfil bajo y sobre todo por su humildad y sencillez. Reconocido y querido por toda la gente del automovilismo. Gran amigo y compañero de pista de José Morán. La Municipalidad de Rufino lo homenajeó colocando su nombre a una de las calles, en el año 1975, cuando se cumplía el décimo aniversario de su fallecimiento.

José Morán

Se destacó por su labor deportiva. Fue Campeón Nacional de Motociclismo de 500 cilindradas. Luego comenzó a construir su auto que le llevó cinco años. Así debutó en la categoría limitada del año 27´, en la cual fue campeón argentino. Lo esperaba un nuevo desafío en una coupé Chevrolet y debutó en turismo carretera, así es que conquistó su triunfo en Necochea. Su nombre resonaba en todo el país, como un gran piloto y mejor mecánico. Por su honestidad y hombre de trabajo mantenía una gran amistad con Angel Meunier. Abandonó las pistas y se convirtió en un empresario transportista, pero falleció trabajando en su taller mecánico. La Municipalidad de Rufino lo homenajeó en vida, colocando su nombre a la calle donde vivía. Falleció a un mes de su homenaje.

Argentino Neri

Fue escribano público y escritor. Realizó grandes obras como el “Tratado teórico práctico de derecho notarial” que consta de ocho tomos. Con esta ella fue reconocido en otras partes del mundo. Hoy en día las facultades de derecho siguen utilizando sus libros. Para el cincuentenario de Rufino realizó una investigación sobre los orígenes de la ciudad que fueron publicados en la revista conmemorativa de estas bodas de oro, que luego transcribiera Antonio Martín en su obra “De la carreta al brillante”. Recibió el título de Honoris Causa de la Universidad de La Plata. También fue reconocido por el Colegio de Escribanos de la provincia de Santa Fe. Pasó por muchas instituciones de nuestra comunidad, en las cuales dejó su obra, como el Club Matienzo y el Club Social. Participó en el partido justicialista y obtuvo una banca en el Concejo Deliberante local. Un hombre humilde, sencillo, admitía sus errores a pesar de la sabiduría que poseía y eso lo hacía “un grande”. Murió en el año 1989 y la Municipalidad de Rufino lo homenajeó en el cuarto aniversario de su muerte colocándole su nombre a una de nuestras calles.

José María Plaza

Su nombre se vincula con la expresión literaria, la poesía, las letras de canciones. Plasmó sus sentimientos en veinte antologías poéticas, con las cuales obtuvo grandes premios. Escribió poemas para grandes personajes como Manuel Roca, Pablo Bargas y Antonio Martín. Perteneció a la Academia Porteña del Lunfardo, por la cual fue distinguido. También tuvo su reconocimiento en el Círculo de Escritores del Litoral, Círculos de Poetas Lunfardos. Fue colaborador de órganos periodísticos del país y del exterior. Su nombre trascendió las fronteras, se proyectó en el ámbito nacional e internacional ubicando a Rufino en un lugar destacado en el mundo cultural. La Escuela Fiscal N° 171, en la cual cursó sus estudios primarios, colocó su nombre a una de sus aulas. Siempre se destacó por su honradez y decencia, trabajaba en el Ferrocarril General San Martín. Murió en la humildad y sencillez de un gran poeta. La Municipalidad de Rufino lo homenajeó en vida y colocó su nombre a una calle de esta ciudad en el año 1992. Falleció a los cinco meses de ese homenaje.

José Alixe Peró

Fue una persona que luchó por levantar el Club Sportivo Ben Hur. Integró su Comisión Directiva entre los años 1978 hasta 1990. En su presidencia remodeló las tribunas, mejoró la cancha de fútbol. Refaccionó la sede del Club. Construyó la cancha de Bowling y la cancha de fútbol 5. El Equipo de fútbol ascendió a la “A” y ganó la Copa de Oro. Falleció en el año 1990. La Comisión Directiva del Club solicitó a la Municipalidad colocar su nombre a la calle que pasa frente a la cancha del Club, cosa que se hizo efectiva en el año 1992.

Manuel Roca

Fue un joven que falleció un 13 de diciembre de 1961 en una huelga ferroviaria. Tenía solamente 24 años. Era un modesto fogista de los ferrocarriles argentinos que ese día se había plegado a la lucha, en defensa de su fuente de trabajo. La gendarmería reprimió la manifestación y una de las balas alcanzó a este joven que cayó abatido en las vías del Ferrocarril. Lo recuerda un monolito en el lugar de su muerte. La Municipalidad de Rufino lo homenajeó colocando su nombre en la misma calle.

Presbítero Albino Semprini

Fue un sacerdote que se distinguió por su caballerosidad y hombría de bien. Concurría a cines, hogares y hacía de conciliador en plena calle. Fue cuestionado y criticado por esa liberalidad que lo caracterizaba, pero por su forma de ser, hizo mucho bien a la iglesia, trabajando incansablemente por la comunidad. Falleció en el año 1963 y sus restos fueron enterrados en la Iglesia Santísima Trinidad de Rufino. La Municipalidad lo homenajeó en el año 1964, colocando su nombre a una calle de esta ciudad.

Julián S. Sosa

Fue un luchador de la educación. Era un ciudadano muy respetado por sus valores, estimado y admirado por su hombría de bien. Fue docente y director de la Escuela N° 31. También integró la Comisión del Tiro Federal, donde practicaba este deporte, y tuvo participación en diversas instituciones de Rufino. La Municipalidad de Rufino le rindió homenaje colocando su nombre a una calle de la ciudad en el año 1979.

Wenceslao Vega Guerra

Fue Intendente de la ciudad de Rufino en el año 1932, donde se destacó por su humanitaria acción al frente del municipio. Junto a Celestino Alem Vieyra fundaron el sanatorio Maternidad Modelo. Desde el año 1956 hasta su fallecimiento, actuó como director del hospital, también se desempeñó como rector del Colegio Nacional. En el Hospital SAMCO de nuestra ciudad se encuentra una placa recordatoria por su labor y sacrificio por la sociedad rufinense. Fue colocada en el año 1992, con la presencia de su hija. Muere en el año 1959, y en el mismo año la municipalidad de Rufino, lo homenajea colocando su nombre a una calle de esta ciudad.

José Victorero

Fue Presidente de la Comisión de Fomento entre 1924 y 1925. Se destacó por su entusiasmo y por el provenir de nuestro pueblo. La calle en la cual vivía es la que hoy lleva su nombre, en homenaje a su trayectoria y a su trabajo en la comunidad. Celestino Alem Vieyra Fue un prestigioso médico y un luchador por el bienestar de la comunidad rufinense. Junto a Wenceslao Vega Guerra fundaron el Sanatorio Maternidad Modelo. También fue el primer director del Colegio Nacional. En su homenaje la municipalidad colocó su nombre a la calle que corre frente al hospital SAMCO de Rufino.

Zelio Zolezzi

Perteneció a una de las primeras familias de comerciantes de Rufino. Se destacó por su labor deportiva, ya que dedicó toda su vida a la disciplina del “Tiro”. Fue un deportista amateur que se destacó en una amplia gama de armas de fuego. Participó en muchos campeonatos, de los cuales siempre obtuvo los primeros lugares.- Campeón de las tres armas: fusil, mauser, pistola libre y carabina-. Una gran sucesión de campeonatos años tras años, que figuran en una ordenanza.- Fue galardonado con medalla de oro, entregada por el Presidente de la Nación en el año 1925. -Con 80 años participó en el campeonato de veteranos, obteniendo buenos resultados. Su historia la plasmó en un libro “Del álbum de mis recuerdos deportivos”. Su nombre es sinónimo de humildad y honestidad. Falleció en el año 1990. La Comisión deportiva del Tiro Federal solicitó a la municipalidad la imposición de su nombre a la calle en que se ubica esta institución. Así es que en el año 1994, la municipalidad homenajeó a Zelio Zolezzi.

Este trabajo tiene como fuente una investigación denominada “Las calles de Rufino” realizada por María Inés Palomeque y Evelyn Pamela Raviola, alumnas de la Escuela N°171 de la ciudad de Rufino

Comentarios

comentarios