La otra epidemia

Nuestra provincia está atravesando una Pandemia que afecta, no sólo el aspecto sanitario, sino también lo económico y social. Indudablemente las clases más vulnerables son las más afectadas.

En este contexto, además de la Pandemia, hay en nuestra provincia una epidemia política signada por la especulación y manipulación. Así, los santafesinos estamos presos de un Gobernador que ha utilizado todos los medios posibles para obtener una Ley que dejaría a grandes sectores de la población fuera del paraguas protector del Estado.

El miércoles los Diputados santafesinos aprobamos la Ley de Necesidad que agrega, a las herramientas que el gobernador ya tiene, más recursos. Se le aprobó un endeudamiento de $ 37.000 millones incluyendo una partida de $ 6.000 millones para afrontar el Coronavirus. Además de ello, la posibilidad de detener contratos de obra pública, unos $ 7.000 millones para salud, alimentación y seguridad entre otros recursos y potestades.

Sólo en 2 aspectos los Diputados no acordamos con el Gobernador:
1) El pago en negro del salario de los empleados públicos.
2) La posibilidad de distribuir a dedo el Fondo de Asistencia a Municipios y Comunas.

Más allá de los aspectos técnicos, aterra la falta de moral, ética y escrúpulo al decirle a los pobres y a las organizaciones sociales que no se entregarán bolsones de asistencia porque no se votó la Ley de Necesidad. Una MENTIRA enorme y perversa. Indolente como pocos, el Gobernador extorsiona a la población con mentiras.

Es hora de decir BASTA. El Gobierno de la Provincia cuenta con un plazo fijo de $ 10.000 millones y en la cuenta del famoso FUCO, que sería como la caja chica, unos $ 6.000 millones más. Recursos suficientes para organizar y gestionar el estado en medio de una crisis.

Resulta que, si no aceptamos el pago en negro de los sueldos, Perotti no acepta los $ 37.000 millones que desde la cámara de Diputados estamos poniendo en las manos del gobierno provincial.

Peores son aquellos que esgrimen argumentos de izquierda y votan por derecha siendo cómplices de esta mentira. Lo saben y especulan también con ello. Estar por fuera de todo es lo mismo que avalar esto. LO SABEN!

Es conmovedor cuando llevamos alimentos a familias sin recursos o cuando vemos a las voluntarias coser día y noche barbijos y camisolines para volcar en la salud pública porque el Gobierno Provincial no entrega recursos. Mientras tanto, el Gobernador encaprichado dice: todo o nada.

Por los santafesinos, por la urgencia que merece el Coronavirus, señor Gobernador le decimos: GOBIERNE, tiene todas las herramientas y los recursos para hacerlo. Conduélase de los santafesinos. ¡Use el dinero que tiene para socorrer a los niños que están siendo internados, no por el coronavirus sino por HAMBRE!

Hace 3 meses cortó todas las ayudas sociales que el Estado venía dando. No le importa nada más que su obsoleta y mediocre mirada de la política representando las más detestables prácticas. Recuerdo cuando entregaban una zapatilla previa a las elecciones para luego, de ganar entregaban la otra. Esto es lo mismo.

Abandonaron a su suerte a los pueblos y municipios en seguridad, en salud, con un Ministro de Desarrollo que no atiende las necesidades. Están en la mediocridad absoluta. Se demoran días en autorizar a escuelas técnicas a usar las impresoras 3D para que voluntarios construyan máscaras de protección para los médicos y enfermeras que están dando la vida por todos nosotros. Persiguen a los comedores escolares que aceptan donaciones de quienes podemos colaborar.

Soy militante barrial, trabajo de Diputada, vivo en mi casa aún sin terminar. Represento a todos los santafesinos, no importa su color político, y soy Socialista. Conozco un Estado próximo a la gente y ahora estoy aprendiendo, como nunca, cuán miserable puede ser la política que, a través del gobernador, mira a la gente con hambre y le miente en la cara.

Gobernador, deje a un lado su ego, más que nunca los santafesinos lo necesitan.

Rosana Bellatti
Diputada provincial (PS-FPCyS)

Comentarios

comentarios

También te podría gustar...